Quiero agradecerte de nuevo

Hola Gonzalo, soy Olga Fernández, una española que estuvo, con mi amiga Paz, en tu grupo de las 14.30 el pasado sábado 26 de febrero.

Quiero agradecerte de nuevo tus servicios. He intentado colgar una crítica en TripAdvisor pero no he podido; debo registrarme en dicha página o ser de una red social. Lo siento, pero no tengo intención de hacer ninguna de las dos cosas. Mi crítica se llama "Una visita convencional con un enfoque alternativo" y es la siguiente: Estuvimos en Berlín a finales de febrero y contratamos la visita histórica. Ya me gustó el contacto previo -rápido y claro. Nos atendió en ese contacto y también fue luego nuestro guía Gonzalo. Una persona encantadora, que nos ofreció una visita típica -sitios imprescindibles- pero no tópica, a base de un enfoque lleno de humor y de distancia crítica, además de tener en cuenta las necesidades o deseos de las personas presentes. Aparte del trabajo de Gonzalo -un auténtico punto fuerte de Hola Berlín- nos gustó el planteamiento empresarial de atender grupos pequeños -merece la pena pagar un poco más- que permite, por ejemplo- atender una demanda o pregunta individual, cosa imposible con 20 personas. Nosotros eramos 7 (mi amiga y yo, y una agradable familia de 5 miembros). Tiene sus posibles inconvenientes, como un abanico no muy grande de horas o posibilidades, pero a nuestro entender merece la pena ir con un grupo pequeño. En fin, quedamos muy contentas del servicio y lo recomendamos vivamente. Una sugerencia: amigos de Hola Berlin, tal vez podrías mejorar (mala no es, digo mejorar) la página (diseño, funcionamiento de algunos enlaces...) Una cosa más, el restaurante que nos recomendaste -no tengo aquí el nombre, pero estaba frente a la coctelería Newton, al lado de la Gendarmenmarkt Platz, nos encantó. El sitio fantástico y el trato genial, pero la comida... No te lo digo en absoluto como crítica o queja, sólo para que tú tengas el dato. Sólo con ver la carta, ya te esperabas que no iba a ir bien; nos gusta comer y mi amiga se dedica a la cocina, así que sólo con ver una carta, generalmente, acertamos. Nos cobraron 160 euros -propina aparte- por dos copas de champán, un plato cada una -un pato que había que cortar con sierra y ¡un goulash! con pretzel, y una botella de vino (francés, malón, de 2007). El palo ya nos lo esperábamos y que la comida no fuera muy buena, también, pero es que era pésima. Disfrutamos mucho de la cena en semejante sitio, pese a la comida en sí, y te agradecemos mucho la recomendación, reitero que no es una queja, quiero sólo aportar. Fuimos antes de cenar a aplicarnos un dry martini en la coctelería y después de cenar, volví a por unos gimlets; estupendo todo (en la parte de arriba se puede fumar, pero el servicio es mucho peor que en la barra de abajo). Por si os sirve de algo, el hotel Crowne Plaza (de Zoo) nos gustó (habitación pequeña, baño antiguo y mal acceso a Internet), pero super amables en recepción, limpieza aceptable, ubicación magnífica, y estupenda relación calidad (buena) - precio (más bien bajo, 100 euros noche la doble con desayuno buffet). Gracias, y un beso.

Auf wiedersehen!

Olga Fernández

(España) 02 de marzo de 2011

Añadir nuevo comentario